COEDI - Complejo Educativo de Desarrollo Integral

Formación humana, con valores: una verdadera escuela Montessori

Casa de niños (preescolar)

Niños de 3 a 5 años
Estudios con reconocimiento de validez oficial en todo el país (acuerdo de incorporación SEP: PRER-09100035). 

En el ambiente (salón) de Casa de Niños se hace énfasis en el potencial de los niños y que lo desarrollen utilizando docentes (Guías) especialmente capacitados y mediante el uso de materiales diseñados específicamente para cada actividad.


Los niños tienen una curiosidad natural y un deseo de aprender; los materiales Montessori despiertan este deseo y canalizan esa curiosidad innata hacia experiencias de aprendizaje que los niños disfrutan.


El uso individual de los materiales permite un ritmo variable que se adecua a diversos niveles de habilidad, lo que permite una educación personalizada, siguiendo el ritmo e interés de cada niño, de tal manera que puede crecer en la medida que sus intereses lo llevan de un nivel de complejidad a otro.


Los niños trabajan en un grupo compuesto de individuos de edades, habilidades, culturas e intereses diversos;en ese ambiente,los niños más pequeños tienen modelos de imitación en tanto que los niños mas grandes tienen la oportunidad de reforzar su propio conocimiento, al ayudar a los más pequeños. 


En el ambiente de Casa de Niños se ayuda a la formación por medio de actividades y uso del material que es atractivo, adecuado a la edad e intereses de los niños, motivando la autodisciplina, el aprendizaje, independencia y estimulándolos al continuo aprendizaje y desarrollo personal. 

Áreas principales de trabajo

El trabajo de los niños se distribuye en cuatro áreas principales:

Vida práctica:
Comprende ejercicios respecto a actividades que son parte de la vida diaria del niño y que le ayudan a cuidar el ambiente (salón), a sí mismo y los demás. Aquí desarrollan y perfeccionan su movimiento, se preparan para la escritura y activan su mente matemática. 

   

Sensorial:
En esta área se emplea material que ayuda al niño a refinar sus sentidos y le permite desarrollar más ampliamente su inteligencia; el material le muestra diferentes formas, colores, tamaños, olores, sonidos, sabores, texturas y pesos.

   

Matemáticas:
Con la ayuda del material, el niño empieza a comprender las relaciones que van de lo concreto a lo abstracto, usando sus sentidos para ver y trabajar en cada proceso matemático y entenderlo antes de abstraerlo.

   

Lenguaje:
Los materiales que se usan en esta área ayudan a enriquecer el vocabulario, ofreciendo al niño una muestra de las cosas que lo rodean y favoreciendo su curiosidad para un mayor conocimiento. Se le ayuda en el proceso de la lecto-escritura y se le da la confianza para expresarse tanto escrita como oralmente.